Cultura
Fecha de publicacion: 2020-10-10 / 06:29:45 / Fuente: Ultima hora
Schopenhauer: La voluntad como poderoso impulso de la existencia
Recientemente se conmemoró el 160 aniversario de la muerte del filósofo alemán Arthur Schopenhauer, el pesimista más destacado de toda la tradición filosófica occidental.

Arthur Schopenhauer (1788-1860) fue un gran filósofo alemán conocido por su ateísmo y pesimismo, fallecido en Frankfurt el 21 de setiembre de 1860. De hecho, es el pesimista más destacado de toda la tradición filosófica occidental. 

Fue de los primeros filósofos del siglo diecinueve en sostener que, en esencia, el universo no es un lugar racional. Inspirado por Platón y Kant, quienes consideraban que el mundo era más susceptible a la razón, Schopenhauer desarrolló su filosofía en una perspectiva ascética y de reconocimiento instintivo, enfatizando que frente a un mundo lleno de luchas interminables debemos minimizar nuestros deseos naturales, en aras de lograr un estado de ánimo más tranquilo y una disposición hacia la beneficencia universal.

A menudo considerado como un pesimista minucioso, abogó de hecho por formas artísticas, morales y ascéticas de conciencia para superar una condición humana fundamentalmente dolorosa y llena de frustración.

Desde su muerte en 1860, su filosofía ha tenido una atracción especial para aquellos que se preguntan sobre el significado de la vida. Las áreas fuera de la filosofía en las cuales su pensamiento ha sido importante incluyen la sicología y las artes. Además de ser la primera y más grande influencia filosófica tanto en Nietzsche como en Wittgenstein, tuvo una influencia comparable en Freud y Jung y afectó el trabajo de artistas creativos desde Wagner hasta Tolstoi.

EXISTENCIA MARCADA POR EL CONFLICTO 

El trabajo más influyente de Schopenhauer es El mundo como voluntad y representación (1818). La visión pesimista de Schopenhauer se desprende de su explicación de la naturaleza interna del mundo como un esfuerzo ciego sin objetivo.

Debido a que la voluntad (Will) no tiene meta ni propósito, la satisfacción de esta es imposible. La voluntad se abstrae en una jerarquía de gradaciones desde la vida inorgánica hasta la orgánica, y cada grado de objetivación de la voluntad, desde la gravedad hasta el movimiento animal, está marcado por un esfuerzo insaciable. Además, cada fuerza de la naturaleza y cada forma orgánica de la naturaleza participa en una lucha para apoderarse de la materia de otras fuerzas u organismos.

Así, la existencia está marcada por el conflicto, la lucha y la insatisfacción. El logro de una meta o deseo resulta en satisfacción, mientras que la frustración de tal logro resulta en sufrimiento. Como la existencia está marcada por la necesidad o la deficiencia, y dado que la satisfacción de esta necesidad es insostenible, la existencia se caracteriza por el sufrimiento.

Esta conclusión es válida para toda la naturaleza, incluidas las naturalezas inanimadas, en la medida en que lo sean en esencia. Sin embargo, el sufrimiento es más notorio en la vida de los seres humanos debido a sus capacidades intelectuales. En lugar de servir para aliviar el sufrimiento, el intelecto de los seres humanos ocasiona sufrimiento con mayor claridad y conciencia. Incluso con el uso de la razón, los seres humanos no pueden alterar el grado de miseria que experimentamos; de hecho, la razón solo magnifica el grado en que sufrimos.

Dado que la esencia de la existencia es el esfuerzo insaciable, y el esfuerzo insaciable es el sufrimiento, Schopenhauer concluye que la inexistencia es preferible a la existencia. Sin embargo, el suicidio no es la respuesta. Uno no puede resolver el problema de la existencia a través del suicidio, ya que toda la existencia es sufrimiento, la muerte no termina con el sufrimiento sino que acaba con la forma que toma el sufrimiento. La respuesta adecuada para reconocer que toda existencia está sufriendo, es alejarse o renunciar al propio deseo. A este respecto, el pensamiento de Schopenhauer encuentra confirmación en los textos orientales que leía y admiraba: el objetivo de la vida humana es apartarse del deseo. La salvación solo se puede encontrar en la resignación.

DE LA DESGRACIA A LA DICHA 

Su estilo brillante, su poder de expresión, la intensidad de su lenguaje y también la ira que le da fuerza al pensamiento; Schopenhauer trata de expresar pensamientos difíciles con palabras comprensibles y esto lo convierte en uno de los filósofos más legibles. Ávido lector de los grandes estilistas en Inglaterra y Francia, trató de emular el estilo en sus propios escritos.

Para los filósofos que se expresaban de manera demasiado abstracta, no tenía nada más que burla y ridículo. Schopenhauer a menudo acusó a escritores más abstrusos como Fichte y Hegel de ofuscación deliberada, describiendo a este último, en la segunda edición de Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente (1813), como un garabateador de tonterías.

Para sorpresa del autor, la colección de ensayos y aforismos, Parerga y Paralipómena (1851), (griego para “apéndices” y “omisiones”, respectivamente), colección de reflexiones filosóficas compiladas, se convirtió en un éxito de ventas y pronto su fama se extendió por toda Europa. Seguidores y admiradores, bautizados por él como “apóstoles” y “evangelistas” de sus enseñanzas impías, lo visitan en su departamento a orillas del Meno.

Para algunos de sus lectores, incluso parece ser un converso que transmuta su filosofía nihilista en una enseñanza altamente paradójica de la sabiduría y la felicidad. Así es como el filósofo de la desgracia se convierte en maestro de la dicha. (...) “Después de que uno ha pasado una larga vida en la insignificancia y el desprecio, llegan al final con tambores y trompetas" fue su respuesta, pero también sintió satisfacción. Y, sin embargo, su sabiduría aforística recién ganada aún corresponde en su giro más audaz a la sustancia sombría de su filosofía. No tiene una razón plausible por la que la vida y el mundo deberían ser en absoluto y no más bien, nada.

Su muerte llega antes de lo esperado y deseado. Quería tener 90 años porque a esta edad... “la vida y la muerte se fusionaron”. (…) “Así es como quiero morir. Simplemente no sufras mucho”. Aparentemente tuvo éxito, el 21 de setiembre de 1860, apoyándose silenciosamente en la esquina de su sofá. Porque “sentarse es mejor que estar de pie, y mentir es mejor que estar sentado: mejor que mentir es dormir, y mejor que dormir estar muerto”.

.


Otras Noticias

Compra Venta
Dolar 6.860 6.930
Real 1.170 1.210
Dolar x Real 5.75 5.88
13-10-2020
Tiempo Local
Seguinos
 

2020 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com