Fecha de publicacion: 2018-06-12 / Categoria: Reflexiones / Fuente: abc color
El Chaco actual, lejos del sacrificio de los héroes
El aniversario de la Paz del Chaco no debe servir simplemente para aprovechar un “feriado largo”, como el de este año, sino sobre todo para meditar acerca del sentido que tuvo el sacrificio de tres largos años, que costó la vida de unos treinta mil compatriotas. Los combatientes vencieron “penurias y fatigas” en defensa del territorio nacional, bajo la brillante conducción civil del presidente Eusebio Ayala, y militar del entonces Cnel. José Félix Estigarribia. Sin duda que estos héroes pusieron todo de sí por amor a la patria, pero también porque confiaban acaso en que algún día esa planicie, apenas poblada entonces en el centro en la margen derecha del río epónimo, podía fructificar con esfuerzo común en la paz.

Y bien, ¿se ha convertido el Chaco en un territorio del que podamos estar orgullosos por la atención que ha recibido y recibe? Es improbable que los veteranos de la guerra sobrevivientes se muestren satisfechos por lo que ven y ocurre en esa región. La mejor manera de honrarlos habría sido desarrollar el teatro de sus hazañas mediante el trabajo tesonero de los gobernados y la gestión honesta y eficiente de los gobernantes, pero lo que se observa es que la Región Occidental sigue abandonada.

El aniversario de la Paz del Chaco no debe servir, simplemente, para aprovechar un “feriado largo”, como el de este año, sino sobre todo para meditar acerca del sentido que tuvo el sacrificio de tres largos años, que costó la vida de unos treinta mil compatriotas. Los combatientes vencieron “penurias y fatigas” en defensa del territorio nacional, bajo la brillante conducción civil del presidente Eusebio Ayala, y militar del entonces Cnel. José Félix Estigarribia. Sin duda que estos héroes pusieron todo de sí por amor a la patria, pero también porque confiaban acaso en que algún día esa planicie, apenas poblada entonces en el centro y en la margen derecha del río epónimo, podía fructificar con esfuerzo común en la paz. Y bien, ¿se ha convertido el Chaco en un territorio del que podamos estar orgullosos por la atención que ha recibido y recibe?

Es improbable que los veteranos de la guerra sobrevivientes se muestren satisfechos por lo que ven y ocurre en esa región. La mejor manera de honrarlos habría sido desarrollar el teatro de sus hazañas mediante el trabajo tesonero de los gobernados y la gestión honesta y eficiente de los gobernantes, pero lo que se observa es que la Región Occidental sigue abandonada.

El caso dramático del Alto Paraguay ilustra cabalmente el desamparo de una población agobiada por la falta de servicios públicos esenciales, como el de la salud y el de la provisión de energía eléctrica.

En los 82.349 kilómetros cuadrados del departamento más pobre del país no hay un solo metro de camino asfaltado, con lo que el aislamiento se perfecciona. Los sufridos pobladores han sido olvidados por los gobiernos nacionales y victimizados por una clase política local corrompida hasta los tuétanos. Valga como un pequeño ejemplo que la Contraloría General de la República detectó recientemente un faltante de mil millones de guaraníes en solo dos años de administración de la exgobernadora Marlene Ocampo, nada menos que electa diputada por el cartismo en las recientes elecciones nacionales.

Sin duda alguna, quienes lucharon desde 1932 hasta 1935 no lo hicieron para que la pobreza de sus compatriotas del mañana fuera perpetuada por unos delincuentes que cada 12 de junio se llenan la boca con discursos patrioteros.

Y si de corrupción se trata, no se debe olvidar que el Bajo Chaco está siendo explotado, en el peor sentido de la palabra, por el voraz clan de los Núñez, con centro de operaciones en Villa Hayes, y estrechos lazos con el actual Poder Ejecutivo. Su última trapisonda consistiría en haber logrado la promulgación automática de una ley que aprueba la venta de 500 hectáreas a una empresa que tiene como accionista al exasesor de Horacio Cartes, Basilio “Bachi” Núñez. El proyecto respectivo fue concebido por su hermano Óscar, legislador hoy procesado por haber dejado un faltante de 30.000 millones de guaraníes tras ejercer la Gobernación. Su antecesor, Eugenio Escobar Cattebeke, por cierto, fue condenado por un desvío de “solo” 1.300 millones.

Es de preguntarse, de nuevo, si el Chaco fue defendido con sangre para que sujetos de semejante calaña se llenen los bolsillos a costa del bienestar de la gente.

Esa vasta región no solo es azotada por las mafias locales empotradas en el poder político, sino también por autoridades, tanto inútiles como corruptas, con asiento en Asunción. El caso de la Comisión Nacional del Río Pilcomayo, dependiente del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), es simplemente patético: cada año se repite la dolorosa experiencia de que los canales del río no son dragados a tiempo, de lo que resulta la carencia de agua, letal para la ganadería y el ambiente. Hace dos años, el Ministerio denunció a su exdirector Daniel Garay por la malversación de 4,2 millones de dólares.

Tampoco puede olvidarse a las dos famosas desalinizadoras construidas a un costo de tres millones de dólares durante el gobierno de Fernando Lugo, a cargo de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), entonces dirigida por Camilo Soares, que nunca funcionaron. Como en los otros casos anteriores, nadie está en la cárcel por estos graves casos.

Y no hablemos ya del permanentemente pésimo estado de la ruta Transchaco, que suele ocasionar atrasos y hasta accidentes fatales; de la tremenda deforestación que sufre impunemente esa región, inclusive favorecido por un decreto del presidente Horacio Cartes que le permitió a él mismo arrasar con los bosques de su estancia chaqueña, y hasta el intento de habilitar para su explotación el histórico Cerro León, solo impedido por la firme reacción de la ciudadanía.

Paradójicamente, los colonos menonitas, muchos de ellos no nacidos en este país, y sus descendientes, son quienes han convertido el Chaco Central en un emporio de riquezas, mientras las autoridades nacionales y muchos empresarios extranjeros han permitido o participado de su insensata explotación masiva, sin piedad y sin control.

Como otra bofetada a los héroes del Chaco se puede mencionar el reciente atropello y ocupación del sagrado Cuartel de la Victoria, de Reducto, San Lorenzo, por un grupo de izquierda, con el apoyo de ciertos legisladores y políticos de esa tendencia.

Un aniversario como este, en fin, no debe ser un mero ritual, sino una ocasión para comprometerse a saldar la deuda que tenemos con nuestros héroes, de los que muy pocos quedan con vida. Solo expulsando a los facinerosos de las instituciones y trabajando con denuedo y honestidad por un Paraguay mejor, podremos estar a la altura de aquella magnífica generación que “salvó a la patria de la mutilación y la deshonra”.

.


Compra Venta
Dolar 5830 5940
Real 1460 1500
Dolar x Real 3.93 4.01
13-12-2018
Tiempo Local
Seguinos
 
2018 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com