Fecha de publicacion: 2020-03-17 / Categoria: Curiosidades
Hay un beneficiario poco probable del coronavirus: el planeta
Hong Kong (CNN) — Las fábricas fueron cerradas y las calles quedaron despejadas en la provincia china de Hubei cuando las autoridades ordenaron a los residentes quedarse en sus hogares para detener la propagación del coronavirus.

Parece que el confinamiento tuvo un beneficio involuntario: cielos azules.

El número promedio de “días de aire de buena calidad” aumentó 21,5% en febrero, en comparación con el mismo período del año pasado, según el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente de China.

Y Hubei no fue el único.

Las imágenes satelitales publicadas por la NASA y la Agencia Espacial Europea muestran una reducción dramática en las emisiones de dióxido de nitrógeno (las emitidas por vehículos, plantas de energía e instalaciones industriales) en las principales ciudades chinas entre enero y febrero. La nube visible de gas tóxico que se cierne sobre las centrales industriales casi desapareció.

“Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico”, dice Fei Liu, investigadora de calidad del aire en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. “No me sorprende porque muchas ciudades de todo el país han tomado medidas para minimizar la propagación del virus”.

Ha surgido un patrón similar con el dióxido de carbono (CO2), liberado al quemar combustibles fósiles como el carbón.

Del 3 de febrero al 1 de marzo, las emisiones de CO2 disminuyeron al menos un 25% debido a las medidas para contener el coronavirus, según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA), una organización de investigación de contaminación del aire.

Como el mayor contaminador del mundo, China aporta el 30% de las emisiones de CO2 del mundo anualmente, por lo que el impacto de este tipo de caída es enorme, incluso en un período corto. CREA estima que es equivalente a 200 millones de toneladas de dióxido de carbono, más de la mitad de la producción anual de emisiones del Reino Unido.

“Como una medida que tuvo lugar de manera efectiva de la noche a la mañana, esto es más dramático que cualquier otra cosa que haya visto en términos del impacto en las emisiones”, dijo Lauri Myllyvirta, analista principal de CREA.

Pero si bien las medidas de cierre diseñadas para detener la propagación del virus han causado un descenso momentáneo en los niveles de contaminación de China, los expertos advierten que cuando el condado comience a reiniciar su economía, los químicos tóxicos podrían llegar a niveles más altos que antes de la epidemia.

Cae el consumo de carbón

Una caída en la producción de petróleo y acero, y una reducción del 70% en los vuelos nacionales, contribuyeron a la caída de las emisiones, según CREA. Pero el mayor impulsor fue la fuerte disminución en el uso de carbón en China.

China es el mayor productor y consumidor mundial de carbón, utilizando este recurso para el 59% de su energía en 2018. Además de operar plantas de energía y otras industrias pesadas, el carbón también es la única fuente de calor para millones de hogares en la vasta zona rural del país.

Las principales centrales eléctricas de carbón del país registraron una caída del consumo del 36% del 3 de febrero al 1 de marzo en comparación con el mismo período del año pasado, según el análisis de CREA de las estadísticas del servicio de datos WIND.

“Las mayores consumidoras de carbón, las centrales eléctricas de carbón, se han visto muy afectadas porque la demanda de electricidad ha disminuido”, dijo Myllyvirta. “Creo que está claro que este efecto continuará durante las próximas semanas y meses, porque también ha habido un gran impacto en el lado de la demanda de la economía”.

En 2017, el presidente Xi Jinping prometió hacer de la lucha contra la contaminación una de las “tres batallas” de China, y al año siguiente se creó el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente.

Las políticas han tenido un impacto significativo, con niveles generales de contaminación 10% más bajos en las ciudades chinas entre 2017 y 2018, según un informe publicado el año pasado por Greenpeace y AirVisual.

Activistas climáticos dicen que la crisis podría proporcionar una ventana para acelerar estas reformas prometidas.

“Abogamos mucho por que China fomente esta oportunidad para transformar su economía, para separarse de lo viejo”, dijo Li Shuo, asesor principal de política climática de Greenpeace East Asia.

“La venganza de la contaminación”

La preocupación, dijo Li, es que una vez que la amenaza del coronavirus haya pasado, China se centrará únicamente en reiniciar su economía, que ya estaba sufriendo a raíz de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Eso podría venir a expensas del medio ambiente.

“Podría haber una ronda de estímulo económico que inyectaría créditos baratos a las industrias pesadas en China, y como resultado de eso podríamos ver un aumento de los contaminantes y también las emisiones de carbono en la segunda mitad de este año”, agregó Li.

Este efecto de recuperación, que a veces puede revertir cualquier caída general de las emisiones, es algo que Li llama “la venganza de la contaminación”. Y en China tiene precedentes.

En 2009, el gobierno chino lanzó un paquete de estímulo gigante de US$ 586.000 millones en respuesta a la crisis financiera global, la mayoría de los cuales se destinaron a proyectos de infraestructura a gran escala.

Pero la explosión resultante de la contaminación en los años siguientes, particularmente en el invierno del “airepocalipsis” de 2012-2013, provocó una protesta pública que marcó el comienzo del primer plan de acción nacional de contaminación del aire del gobierno chino en septiembre de 2013.

El presidente Xi ha dejado en claro que los trabajadores y las fábricas necesitan aumentar la actividad lo antes posible para que el país evite una recesión económica más pronunciada.

Myllyvirta espera que China haya aprendido lecciones del pasado.

“Fue realmente en esos episodios anteriores donde se desbordó”, dice Myllyvirta, quien también advierte de una reacción pública si los cielos se vuelven grises nuevamente.

“La reducción de la contaminación del aire ha sido muy clara, por lo que si la contaminación regresa, debido a las medidas de estímulo, a causa de que la industria pesada se sobrecargue para recuperar el tiempo perdido, podría haber una reacción contraria”.

Cae la contaminación de Hong Kong

En la vecina Hong Kong, la calidad del aire también ha mejorado desde que la ciudad entró en modo de apagado parcial para combatir la propagación del coronavirus.

Los contaminantes atmosféricos clave disminuyeron en casi un tercio de enero a febrero, según datos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, que fueron analizados por la organización ambiental Clean Air Network.

El monitoreo de las estaciones en las áreas más concurridas de Hong Kong, incluyendo la Central, Causeway Bay y Mongkok, reveló que el contaminante de partículas finas PM2,5 disminuyó en un 32%, mientras que el contaminante de partículas más grandes PM10 cayó hasta un 29%, y el dióxido de nitrógeno (NO2) se redujo hasta en un 22%.

La contaminación en la ciudad es causada principalmente por vehículos automotores, embarcaciones marinas y plantas de energía en Hong Kong y alrededor del delta del río Pearl, dice el gobierno.

La disminución de los contaminantes nocivos se correlacionó directamente con la introducción de medidas por parte del gobierno de Hong Kong, incluido el trabajo desde casa, el cierre de algunas instalaciones públicas y un cierre parcial de la frontera con China. Una caída en la contaminación en China continental durante este período también resultó en menos smog regional de las ciudades industriales en la provincia sureña de Guangdong.

“Hay muchas personas que trabajan desde casa, y eso ha reducido el tráfico y la congestión del tráfico”, dijo Patrick Fung, presidente de la Red de Aire Limpio. Las medidas de Hong Kong no fueron tan drásticas como las de China continental, pero aún hubo un impacto significativo.

Fung ha estado haciendo campaña sobre el impacto a largo plazo en la salud a causa de la contaminación del aire en Hong Kong, que según él causa un promedio de 1.500 muertes prematuras por año en la ciudad.

“Durante la última década, la contaminación del aire de Hong Kong ha duplicado el nivel de seguridad recomendado por la Organización Mundial de la Salud”, dice Fung. “Especialmente en la carretera, donde muchos peatones y viajeros están expuestos a ese tipo de contaminantes atmosféricos tóxicos y cancerígenos”.

El gobierno de Hong Kong introdujo una serie de políticas ecológicas en su reciente presupuesto, incluida una hoja de ruta sobre vehículos de transporte público más limpios. Fung dice que el anuncio fue un buen “primer paso”, pero aún queda mucho por hacer.

Ahora, Fung cree que este breve período de aire más limpio debería enviar un mensaje a las personas para impulsar cambios a más largo plazo. “Si queremos que los niños, los ancianos, puedan vivir saludablemente en Hong Kong, entonces deberíamos pensar en cómo hacer negocios de otra manera”, dice Fung.

Shanshan Wang de CNN contribuyó reportando desde Beijing.

.


Otras Noticias

Compra Venta
Dolar 6.200 6.350
Real 1.110 1.250
Dolar x Real 4.95 5.40
06-04-2020
Tiempo Local
Seguinos
 

2020 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com