Mundo
Fecha de publicacion: 2022-05-09 / 06:42:06 / Fuente: Eric Martel-Porchier es Profesor de investigación, ICD Business School
Finlandia 1939, Chechenia 1994, Ucrania 2022: por qué las guerras rusas se parecen
Del examen de estos tres conflictos se desprende una constante: la combinación de la paranoia que siente el Kremlin, con la excesiva confianza en el Ejército y el emnosprecio de la fuerza del enemigo.

Imagen de archivo d ela guerra de Chechenia (Getty Images)

Si se compara la actual guerra en Ucrania con dos conflictos anteriores en los que participaron los ejércitos soviético y ruso -la guerra finlandesa-soviética de 1939 y la primera guerra de Chechenia en 1994-1996- no pueden sino sorprenderse de sus similitudes. Sin embargo, los contextos históricos y sociales son totalmente diferentes. ¿Qué distancia puede haber entre la URSS de 1939, marcada por las terribles purgas estalinistas y cuyo gobierno vive atemorizado por una futura invasión alemana, la Rusia de 1994, una sociedad al borde del colapso en la que impera una lógica mafiosa y en la que los militares tienen que recurrir a todo tipo de arreglos dudosos para pagarse, y la Rusia de 2022, que, según una fórmula muy querida por Vladimir Putin, se ha “levantado” en las últimas dos décadas?

Del examen de estos tres conflictos se desprende una constante: la combinación del miedo que siente el Kremlin (paranoia excesiva en la URSS de Stalin, miedo al desmembramiento de Rusia a principios de los años 90, miedo a la expansión de la OTAN en 2022) y la excesiva confianza de las autoridades rusas en su propio ejército, a pesar de un profundo desconocimiento de su modo de funcionamiento. Asimismo, tanto en 1939 y 1994 como en 2022, no se tiene suficientemente en cuenta la fuerza del enemigo. Esto es comprensible: sobre el papel, el desequilibrio de fuerzas es absoluto. Sin embargo, cada vez no son los elementos cuantitativos los que realmente definen la fuerza del ejército soviético o ruso, sino su organización, que está directamente correlacionada con un elemento esencial: el nivel de motivación de sus hombres, que sigue siendo frágil.

Autoridad no significa control

Aunque el ejército soviético o ruso es una estructura autoritaria, la obediencia de sus hombres está lejos de ser un hecho. Así, el 31 de diciembre de 1994, cuando el Estado Mayor ruso ordenó a cuatro columnas que entraran en Grozny, la capital de Chechenia, sólo dos de ellas lo hicieron, ya que los comandantes de las otras dos unidades se negaron a obedecer.

Imagen de archivo d ela guerra de Chechenia (Getty Images)

En esta guerra, la capacidad de mando del Ministro de Defensa Pavel Grachev “dependía directamente de su presencia sobre el terreno”. Porque cuando las tropas rusas están poco motivadas, las órdenes tienden a perderse en las dificultades de transmisión. Durante la primera guerra chechena, se estableció un sistema de autoridad carismática: el líder debe ser “admirable” para ser obedecido y debe dar órdenes a sus subordinados en persona. Esta presencia obligatoria sobre el terreno podría explicar el gran número de generales rusos muertos en la actual guerra de Ucrania.

En este contexto, el mando se ve obligado a dejar que las tropas se organicen por sí mismas, aunque ello suponga perder el control sobre ellas. Se comprenden mejor los numerosos abusos cometidos por las tropas rusas en esta primera guerra de Chechenia, ya que el Estado Mayor estaba más preocupado por la incierta resistencia de sus tropas frente a un enemigo formidable que por la existencia probada de comportamientos criminales.

En la primera guerra de Chechenia, lejos de parecer tropas empapadas de propaganda y dispuestas a morir por la patria, los soldados rusos se mostraron indecisos y no entendieron por qué era necesario atacar esta región a la que se sentían tan cercanos y cuya capital, Grozny, era casi un 29% rusa. Las órdenes no se cumplen o no llegan a sus destinatarios. En 1996, la artillería rusa llegó incluso a bombardear una unidad de los Spetnaz en Pervomaiskaya, bajo el control del FSB, al que detestan, alegando malentendidos o errores de tiro.

El ejército ruso de los años 90 dista mucho de ser una estructura monolítica: además del ejército, que depende del Ministerio de Defensa, hay unidades del Ministerio del Interior (el MVD), así como fuerzas de seguridad, de las que forma parte el FSB, y, bajo el nombre de “cosacos”, fuerzas irregulares. Las fuerzas del MVD, famosas por su crueldad, su alto nivel de corrupción y su eficiencia, son especialmente odiadas por los reclutas que forman el grueso de las tropas. Así, aunque el Kremlin tiene autoridad absoluta sobre sus fuerzas armadas, no las controla realmente, lo que también ocurrió durante la segunda guerra de Chechenia, que esta vez resultó victoriosa y fue dirigida por Vladimir Putin.

El fenómeno también se produjo durante la guerra entre soviéticos y finlandeses: los soldados se dieron cuenta rápidamente de la discrepancia entre la propaganda soviética del régimen estalinista y la realidad sobre el terreno: los finlandeses estaban lejos de ser los bárbaros que esperaban impacientes ser liberados por las tropas soviéticas que la propaganda les había descrito. Así, además de las numerosas cartas de los soldados soviéticos maravillados por la abundancia de aldeanos finlandeses, se produjeron episodios de insubordinación, como cantos contra la guerra después de las rondas de vodka y unas cuantas deserciones. El NKVD se apresuró a reprimir estas manifestaciones hostiles disparando a los desertores y fugados.

El enemigo todavía sabe cómo comunicarse

En estos dos conflictos anteriores, las tropas rusas fueron sometidas a un trato formidable frente a una guerrilla terriblemente eficaz. Mientras que los soldados finlandeses se concentraron en las columnas de retaguardia, que destruyeron sistemáticamente, los chechenos llevaron a cabo acciones mucho más arriesgadas con el uso de francotiradores, la destrucción sistemática de las columnas de abastecimiento, disparando a las ambulancias e incluso disparando desde los hospitales para incitar a los soldados rusos a reaccionar y poner de manifiesto su brutalidad.

Mientras que los chechenos se mostraron especialmente violentos con los soldados rusos, los finlandeses cometieron algunos actos de violencia al principio de la guerra, pero pronto fueron llamados al orden por su propio gobierno, ya que estas acciones aisladas no hacían más que debilitar la labor de comunicación llevada a cabo ante el mundo.

En estas dos guerras, los finlandeses y los chechenos demostraron ser formidables comunicadores, mientras que la URSS y Rusia brillaron por su silencio o por una propaganda desfasada de la realidad. Mientras que la comunicación de los chechenos y de los finlandeses pretende movilizar a la comunidad internacional, la de Moscú pretende sobre todo ocultar a su propia población la realidad de la guerra y la difícil situación que atraviesa el ejército, e incluso la magnitud del número de soldados muertos.

Los chechenos quieren mostrar al mundo los numerosos tanques rusos destruidos, los ataques a edificios civiles y los numerosos abusos cometidos por las tropas rusas. Los finlandeses, más de cincuenta años antes, habían hecho circular fotos de soldados soviéticos muertos congelados, revelando la debilidad logística del ejército enemigo.

También habían descrito a los soldados soviéticos como seres incontrolables “incapaces de ver y reaccionar ante el autoritarismo de sus amos”, a lo que Helsinki contrapuso la “dignidad, el valor, la virilidad, la tenacidad y la contención” de los militares finlandeses. Con ello, han conseguido provocar un auténtico movimiento de simpatía de los países occidentales hacia ellos e incluso han obtenido un resultado que haría reverdecer de envidia al actual gobierno ucraniano: la promesa de una intervención armada de Francia, que finalmente no se produciría. Edouard Daladier, Presidente del Consejo, especialmente sensible al espíritu de resistencia de los finlandeses, llegó a proponer una intervención militar, lo que tuvo como efecto el enfado del Quai d’Orsay, que no entendía cómo era posible entrar en conflicto con la URSS cuando Francia y el Reino Unido ya estaban en guerra con la Alemania nazi.

Guerras en dos fases

En ambos casos, la guerra se libró en dos fases.

Mientras que la primera fase fue una sucesión de fracasos militares, la segunda fue una oportunidad para reorganizar el aparato militar soviético y luego el ruso, con resultados más convincentes. En la guerra de Chechenia, la segunda fase permitió la toma de la capital Grozny, a costa de numerosas muertes de civiles y de una destrucción masiva. En la Guerra de Invierno, los soviéticos decidieron abandonar su plan inicial de conquistar Finlandia y se centraron en la adquisición de territorio estratégicamente valioso.

En ambos casos, la técnica militar utilizada fue la misma: bombardeos masivos para aprovechar una artillería infinitamente superior y una progresión lenta y metódica, que iba en contra de la tradición doctrinaria del ejército soviético. Si en el caso de la Guerra de Invierno se pudo concluir un armisticio, que provocó reacciones bastante hostiles por parte de la población finlandesa, la situación fue diferente en Chechenia. Tras una victoria inicial, las tropas rusas fueron expulsadas de Grozny por sorpresa unos meses después y tuvieron que concluir un armisticio que reconocía la independencia de facto de Chechenia.

¿Sigue siendo posible un armisticio?

Siguiendo las lecciones de estas dos guerras, no cabe sino dudar de la posibilidad de un armisticio para la actual guerra ucraniana.

En la guerra con Finlandia, los soviéticos querían liberar sus fuerzas armadas para preparar un futuro enfrentamiento con Alemania cuando el ejército finlandés estaba al borde del colapso. En la primera guerra de Chechenia, el nivel de descomposición de la sociedad rusa fue tal que el Kremlin se sintió obligado a firmar un armisticio. No es el caso de la actual guerra en Ucrania, donde ninguna de las partes se sentirá obligada a aceptar un alto el fuego.

Aunque Rusia ha sufrido grandes pérdidas, no se encuentra bajo una amenaza vital para detener la guerra renunciando a sus conquistas, y Ucrania cuenta con el apoyo exterior del que carecía Finlandia en 1940, lo que le permite resistir y rechazar demasiadas concesiones territoriales. Esta situación parece que puede llevar a una guerra congelada con consecuencias internacionales mucho más graves que las vinculadas a la guerra del Donbass de 2014...



Otras Noticias

Compra Venta
Dolar 6.770 6.880
Real 1.275 1.320
Dolar x Real 5.21 5.32
17-05-2022
Tiempo Local
Seguinos
 

2022 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com