Mundo
Fecha de publicacion: 2021-09-07 / 10:37:52 / Fuente: infobae
Se reanudó el proceso contra el presunto cerebro de los atentados del 11 de septiembre, Khalid Sheikh Mohammed
Las audiencias se realizan en Guantánamo y estuvieron suspendidas durante 17 meses por la pandemia. Los cinco acusados enfrentan a la pena de muerte por cargos de asesinato y terrorismo en el tribunal de crímenes de guerra

Khalid Sheikh Mohammed (AP)

El juicio contra el presunto cerebro del 11 de septiembre, Khalid Sheikh Mohammed, y otras cuatro personas se reanudó este martes, pocos días antes del 20º aniversario de los atentados, suscitando nuevas esperanzas de justicia.

Mohammed y sus coacusados, que llevan casi 15 años encerrados en la prisión de la “Guerra contra el Terror” en la base naval estadounidense de Guantánamo (en la isla de Cuba), comparecieron ante el tribunal militar tras una pausa de casi 18 meses por la pandemia de COVID.

El proceso continúa donde quedó, enfrascado en los esfuerzos de la defensa por descalificar la mayoría de las pruebas del gobierno: aseguran que fueron obtenidas bajo tortura mientras los acusados estaban bajo custodia de la CIA.

El domingo, el nuevo juez militar, el coronel de la Fuerza Aérea Matthew McCall -el octavo del caso- dio señales de un comienzo lento, decidiendo que una audiencia inicial centrada en sus propias calificaciones tendrá lugar este martes. En un tribunal de crímenes de guerra se permite a los abogados de ambas partes cuestionar al nuevo juez por su posible parcialidad.

El resto de la semana consistirá principalmente en reuniones con los fiscales militares y los equipos de defensa.

Con decenas de peticiones para exigir pruebas que los fiscales militares se niegan a entregar, los abogados de la defensa dijeron que la fase previa al juicio podría durar fácilmente otro año, lo que aleja cualquier esperanza de un juicio con jurado y un veredicto. Al preguntarle si el caso podría llegar a ese punto, un abogado defensor, James Connell, respondió: “No lo sé”.

Los abogados afirman que los cinco acusados -Mohammed, Ammar al-Baluchi, Walid bin Attash, Ramzi bin al-Shibh y Mustafa al-Hawsawi- están débiles y sufren los efectos duraderos de las graves torturas sufridas en los sitios “negros” secretos de la CIA entre 2002 y 2006. A esto se añade, según los abogados, el impacto acumulado de 15 años en condiciones duras y aisladas desde su llegada.

Comparecerán en una sala ultrasegura de comisiones militares rodeada de vallas de alambre de espino, cada uno con su propio equipo de defensa.

Centro de detención de Guantánamo

En la audiencia habrá familiares de algunas de las 2.976 víctimas, así como un gran contingente de periodistas para marcar la confluencia con el sombrío aniversario del sábado.

Los cinco se enfrentan a la pena de muerte por cargos de asesinato y terrorismo en el tribunal de crímenes de guerra.

Están representados por abogados asignados por el ejército, así como por abogados pro bono del sector privado y de organizaciones no gubernamentales.

Desde que comenzó el caso, los fiscales lo han considerado abierto y cerrado, incluso sin la información contaminada obtenida de los brutales interrogatorios de la CIA.

En cambio, los fiscales sostienen que todos los acusados aportaron pruebas sólidas de haber conspirado en los atentados del 11-S durante los llamados interrogatorios “de equipo limpio” realizados por el FBI en 2007, después de que los cinco llegaran a Guantánamo.

Pero los abogados de la defensa argumentan que los interrogatorios de 2007 no fueron “limpios” porque el FBI también participó en el programa de tortura de la CIA, y sus interrogatorios tenían una amenaza similar.

Los pies encadenados de un detenido en Guantánamo durante clases de "habilidades de vida" en el centro reclusorio (Reuters)

Los acusados, que todavía sentían el impacto de la tortura en ese momento, hablaron con el FBI bajo el temor real de que ésta volviera a empezar, sostiene la defensa. “No se equivoquen, el encubrimiento de la tortura es la razón por la que estos hombres fueron llevados a Guantánamo” en lugar de a la justicia federal estadounidense, dijo Connell, que representa a Baluchi. “El encubrimiento de la tortura es también la razón por la que estamos todos reunidos en Guantánamo para la 42ª vista de la comisión militar del 11-S”, dijo.

Retrasos

Para probar su caso, la defensa exige enormes cantidades de material clasificado que el gobierno se resiste a entregar, sobre todo, desde el programa original de tortura hasta las condiciones en Guantánamo y las evaluaciones de salud.

Los abogados de la defensa también quieren entrevistar a docenas de testigos más, después de que 12 ya hayan comparecido ante el tribunal, incluidos dos hombres que supervisaron el programa de la CIA.

Las demandas han retrasado el juicio, pero la defensa culpa al gobierno de ocultar activamente materiales relevantes para el caso. Alka Pradhan, otra abogada defensora, señaló que el gobierno tardó seis años en admitir que el FBI participó en el programa de tortura de la CIA. “Este caso te desgasta”, dijo. “Están reteniendo cosas que son un procedimiento normal en los tribunales”.



Otras Noticias

Compra Venta
Dolar 6.800 6.880
Real 1.265 1.295
Dolar x Real 5.30 5.40
17-09-2021
Tiempo Local
Seguinos
 

2021 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com