Salud
Fecha de publicacion: 2020-11-15 / 15:48:58 / Fuente: Marta Escurra
Robótica, nueva esperanza para tratar el cáncer de próstata
De la mano del Dr. Fernando Abarzúa Cabezas, el tratamiento del cáncer de próstata presenta una nueva esperanza con la aplicación de la tecnología robótica para las cirugías mínimamente invasivas, las cuales garantizan un menor riesgo en el procedimiento y una rápida recuperación para retomar el ritmo de vida normal. El cáncer de próstata, cuya fecha de recordación para la prevención es el 17 de noviembre, es tratable si se lo detecta a tiempo. Abarzúa dice que la medicina avanzó tanto que hoy ya no implica largos días de internación y recuperación.

Partiendo de la base de que la prevención es el arma fundamental para la respuesta rápida ante cualquier enfermedad, lo es crucialmente también en el tratamiento del cáncer de próstata. La campaña conocida como “Noviembre azul” que busca concienciar sobre el tema trae muchas preguntas, como el prejuicio de la palpación prostática y otras.

Al respecto, el Dr. Fernando Abarzúa Cabezas, cirujano urólogo especializado en Japón y Estados Unidos, nos habla del tema y al mismo tiempo nos muestra la nueva esperanza para tratar la enfermedad mediante la operación con implementos robóticos con un mínimo margen invasivo al utilizar instrumentos de 5 mm para las operaciones. Abarzúa es el líder y referente de este procedimiento en el Uruguay, lugar al que se traslada periódicamente para operar tanto pacientes paraguayos y uruguayos, así como formar a los futuros profesionales especialistas en el área.

–¿Existe algún factor determinante que desencadene la aparición del cáncer de próstata?
–Existen múltiples razones por las que puede presentarse. Hay alteraciones genéticas, cromosómicas. Se le atribuye mucho a cambios en el cromosoma 11 que resultan finalmente en un grupo grande de la población de cáncer en el futuro. Se asocia también a los cambios ambientales, como la obesidad y el consumo de alimentos ricos en grasas. Todo ello contribuye a lo que se conoce como el proceso oxidativo dentro de la glándula prostática.
–Hay otras leyendas urbanas que dicen que si estás mucho tiempo sentado puede provocar esta enfermedad.
–Básicamente, la actividad no se ha demostrado que tenga una relación directa con el incremento de la incidencia del cáncer de próstata.

–En el marco del “Noviembre azul”, ¿alguna recomendación en especial?
–Siempre hay que tener en cuenta si hay antecedentes familiares. Ya se ha demostrado que en la descendencia hay un incremento que puede elevar de dos a ocho veces el nivel en el riesgo del cáncer de próstata. Es por eso que se mencionan en las guías médicas que aquel varón que tenga antecedentes de cáncer de próstata debe realizar sus controles alrededor de los 40 años (estudios en la sangre, un marcador que se llama PSA, más el examen físico o el tacto de la próstata). En el resto de la población general, el inicio de los controles se puede dar entre los 50 y 55 años de edad.
–¿Qué se maneja en cuanto a las estadísticas?

–Se estima que uno de cada seis varones en los Estados Unidos sufre de un cáncer de próstata. Es más que frecuente. La detección temprana es importante porque implica acciones terapéuticas prontas y seguras, como las cirugías que pueden ser la convencional o abierta, laparoscópica y la cirugía robótica. Aparte de esto también existe la radioterapia. Hoy por hoy lo que más se usa es la cirugía robótica. En un país del primer mundo es impensable hacerte una cirugía que no sea robótica. Y que es para eso que yo me entrené. No las hago acá, las hago en el Uruguay.
–¿Por qué?

–Porque no tenemos la máquina. No va tanto por el costo. En el mundo hay un solo fabricante que es la compañía Intuitive Da Vinci que tiene sus criterios muy peculiares y específicos para expandir su programa o vender sus productos. No ven al Paraguay como un mercado económicamente atrayente. Yo no sé por qué, porque en forma periódica y regular estoy llevando pacientes al Uruguay a operar. En ese país soy director de ese programa desde el año 2015 hasta la fecha. Los instrumentales son de 5 milímetros y tienen el movimiento de la mano humana dentro del cuerpo. Es como si yo me achicara me metiera dentro de tu cuerpo y operara dentro. En buenas manos y personas entrenadas resulta muy efectivo.
–¿A qué se le atribuye el boom de la cirugía robótica?

–Cae dentro de la categoría de cirugía mínimamente invasiva. Se busca que el paciente tenga una recuperación rápida, que ocupe una sala de hospital poco tiempo, que se reincorpore socialmente rápido. Con esta técnica se cumple todo eso. Esperemos que en un futuro cercano podamos tener esta cirugía en nuestro país.
–¿Qué es lo que hay que saber de la robótica aplicada al tratamiento del cáncer?

–Se puede aplicar en varias especialidades no es solamente la oncología. Comenzó en la urología pero se fue extendiendo. Actualmente hacen uso de la robótica los profesionales en ginecología, bariátrica y otros. El futuro de la medicina es la robótica.
–Ese es un escenario muy ideal. Ahora bien, cuando lo extrapolamos a la realidad sanitaria de nuestro país la realidad de otra. ¿Cómo se insertaría dentro del servicio de salud pública?

–Se puede. En principio estas tecnologías eran bastante caras. Con los años, cuando algo se masifica, se abaratan los costos. Una cirugía de próstata de estas características cuesta unos US$ 16.000 como mínimo. ¿Cuánto te cuesta una cirugía abierta o laparoscópica en nuestro medio? US$ 16.000. Estamos hablando de las mismas cosas con diferencias de acá a la luna por el mismo precio. Cuando una técnica se masifica los costos tienden a abaratarse.
 



Otras Noticias
2020-11-29 / 06:37:12 Apuntado para el clásico

Compra Venta
Dolar 6.910 6.990
Real 1.225 1.255
Dolar x Real 5.55 5.67
25-11-2020
Tiempo Local
Seguinos
 

2020 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com