Salud
Fecha de publicacion: 2021-07-26 / 07:30:41 / Fuente: abc color
Prohibición en torno al cannabis es perder oportunidades para el país, afirman
El Dr. Arturo Vacchetta Boggino es oftalmólogo. Se formó en Estados Unidos e Israel, donde entró en contacto con los pioneros en la investigación en torno al uso medicinal del cannabis. La entrevista es un fuerte alegato sobre los beneficios que puede generar al país el uso legal de ese vegetal. “Es una oportunidad para el desarrollo”, expresa.

El Dr. Arturo Vacchetta Boggino lamenta las oportunidades pérdidas para el país en el uso legal del cannabis.

- ¿El interés por el cannabis cómo surgió?

- Mi padre tuvo un cáncer y la pasó muy mal en sus últimos meses. Los medicamentos y drogas que le administraban, inclusive en el conducto raquídeo, no eran suficientes. Terminó falleciendo en medio de mucho sufrimiento a causa de las metástasis óseas. Los huesos se fisuran cuando los tumores se expanden. Nhabo me resigné a la ignorancia y me pregunté si hubiera sido posible haber hecho algo más. Empecé a estudiar otras posibilidades que complementen el conocimiento que ya teníamos. Aprendí muchísimo de un montón de otros tratamientos, pero me interesó el cannabis por lo fácil y benigno de su empleo en la medicina.

- En Paraguay no habrá tenido acceso a mucha información.

- Aquí había un desconocimiento absoluto sobre el tema. El cannabis era un tema tabú, inclusive hasta hoy. Decidí viajar entonces a Israel donde conocí a un gran estudioso del cannabis, el Profesor Raphael Mechoulam, un hombre formidable. Esto fué hace unos 13 años. El es el científico que descubrió el tetrahidrocannabinol, en 1964. También tomé clases con un científico de la Ex Checoslovaquia el Prof. Lumir Ondrej Hanus quien además descubre la anandamida. Esta fue la primera vez que se descubre que nuestro propio organismo produce substancias muy similares a la cannabis y por ello se llaman endocannabinoides. Como si todo esto fuese poco El y su Equipo descubren en el año 1992 el Sistema EndoCannabinoide que es un modulador de los demás sistemas del organismo. O sea regulan el sueño, la respuesta inmunológica, el humor, los dolores, la ansiedad, la relajación, las contracturas, la neuroproteccion y muchos otros etcs....Todos ellos se portaron muy generosos con sus conocimientos. Aprendí mucho sobre el tema en Israel. En Paraguay estos temas eran absolutamente ignorados.

- Ud. fue firmante de la Carta de Lima.

- Así mismo. Con todo el conocimiento que el mundo científico fue reuniendo a lo largo de años era imposible mantener silencio en torno a los beneficios del cannabis y sobre todo era inadmisible que siga siendo prohibido por Naciones Unidas, con el rótulo de droga peligrosa en extremo. En Lima se firmó un pronunciamiento, conocido con el nombre de Acta de Lima. Años más tarde fue la base para que Naciones Unidas trabaje en torno al valor terapéutico del cannabis así como de otros empleos en la vida cotidiana.

- ¿Cómo actúa el cannabis en el organismo?

- Es un modulador de todo nuestro sistema orgánico, dependiendo del tipo del cannabis y su forma de uso. Hay una serie inmensa de usos. En mi caso, que soy oftalmólogo, en casos difíciles de controlar como el glaucoma rebelde a los tratamientos convencionales, el cannabis es utilísimo. Como he contado en el año 64 se descubre el tetrahidrocannabinol que es una suerte de llave para el descubrimiento de los receptores en nuestro organismo. Entonces se descubre una enorme cantidad de receptores que forman lo que se llama Sistema Endocannabinoide. Cuando hay un déficit e ocurren múltiples dolencias (por ejemplo: migrañas, fibromialgias, colon irritable, depresión, esclerosis múltiple). Como puede verse el cannabis tiene una extraordinaria cantidad de usos. Y si lo combinamos con otros medicamentos se puede tener un efecto de sinergia. Hay un incremento con la acción combinada. En otras palabras 1+1= 3 o incluso más.

- A pesar de todos los avances científicos, Paraguay sigue ignorando los beneficios del cannabis.
- Es entendible, 70 años de contra propaganda, películas, artículos, persecuciones, criminalización, hicieron que el mundo detenga por mucho la investigación. Los principales descubrimientos saltaron de la mano de investigadores israelíes lo que generó todo un cambio en la concepción del cannabis en la medicina. Mechoulam inició a escondidas sus primeros descubrimientos. Tenemos el caso de Estados Unidos, país que prohibió el cannabis y hoy se volvió el líder en su empleo y procesamiento, no sólo en el campo de la medicina. Tenemos el caso del cáñamo que está generando toda una revolución ambiental.

- Esta revolución no llegó a los centros universitarios de Paraguay.

- En Paraguay estamos aprendiendo, por decir de algún modo, pero hay que reconocer que nuestra universidad es muy lenta. Se mueve en otros tiempos. Pienso que nuestros centros de investigación tienen miedo. O peor aún: tal vez ni siquiera tengan curiosidad y la curiosidad es el apetito de la inteligencia. Aquí se trabaja en cosas livianas, sin mucho compromiso. El cannabis es diferente, hay que trabajar e investigar para conocerlo. Pienso que el temor surge porque tenía esa especie de fantasma por lo de “droga.” Entonces hay todo un prejuicio colosal. No olvidemos que la ignorancia viene de la mano del prejuicio.

- Resulta inadmisible que apenas tengamos conocimiento de esta planta.

- Para eso está la Universidad que debe ser creadora de conocimiento y no simplemente repetir saberes de afuera que no siempre son útiles a nuestra realidad. Hay que preguntar a la Facultad de Arquitectura, por ejemplo, porque no usan ladrillos de cañamiza, que es la viruta del cáñamo, esta, mezclada con cal y agua nos da una pared que es aislante térmico, aislante acústico, anti incendios, anti moho. Ahorra el uso de aire acondicionado y es buenísima para los alérgicos. El concreto hecho con cannabis es toda la revolución en la construcción. Lo mismo podemos decir del empleo de cáñamo en la fabricación de textiles. Ni hablar del combustible a partir del cáñamo. Recién ahora, por la presión que ejerce la gente, se empieza a hablar del cannabis. Aquí no se investiga, se importa conocimiento. Por “osmosis” aprenden las universidades.

- Se tiene como resultado la pérdida de oportunidades para el país.

- Por supuesto que sí. Tenemos un país rico, sin embargo, hay que ver cómo vive el 90 por ciento de nuestra población. Tenemos en las manos la oportunidad de desarrollar en forma legal el cannabis. Se puede utilizar en forma adecuada y generar trabajo con su industrialización. Se pueden hacer miles de productos y subproductos, que el Paraguay pueda desarrollar 50 de ellos y ya tendremos una gran oportunidad para sacar adelante el país. Tenemos 2 millones de jóvenes desorientados, sin trabajo, sin profesión, que no estudian. Con la tremenda disponibilidad de energía se puede industrializar el cannabis. Un ejemplo pequeño: la fabricación de óleos, que van desde aceites para cocina hasta para el uso de aceite industriales. Forraje para animales. La potencialidad del cannabis es inmensa y la universidad no investiga...

- En el caso de la medicina sucede lo mismo.

- Por supuesto! La medicina tiene una gran oportunidad. Es una herramienta que, cuando es utilizada en forma inteligente permite resultados magníficos. Por ejemplo, los opioides pueden generar muchos efectos secundarios y hasta la muerte si son mal utilizados. En cambio, podemos combinarlos con el cannabis y reducir considerablemente los riesgos que generan. El Fentanil por ejemplo, en Estados Unidos se tienen cuadros que reflejan miles de muertes anuales por el mal uso de esta droga. El cannabis, bien utilizado, no mata. Lo que se busca son remedios más seguros, que tengan menos efectos secundarios.

- La industria farmacéutica también tiene intereses en torno al cannabis...

- Sin lugar a dudas. Hay una guerra comercial. Y al final se tienen que tomar decisiones políticas. El Uruguay tomó una decisión política y ahora se está volviendo un gigante en el tema cannabis. La Argentina está recuperando el tiempo. Se va a convertir en un gigante dentro de muy poco. La Universidad de la Plata está muy adelantada. En Clorinda se puede conseguir aceite de cannabis que viene de Salta donde hay un laboratorio que está produciendo aceites y productos de cannabis.

- De nuevo seremos furgón de cola siendo cuarto productor mundial.

- Nunca hay que resignarse. Yo quiero insistir en la parte científica. Por ejemplo, en los pacientes oncológicos. La quimioterapia produce náuseas, vómitos, pérdida de apetito. Y tenemos al cannabis que actúa sobre el bulbo raquídeo donde está el centro regulador donde se dispara la sensibilidad a la quimioterapia. Como allí hay receptores CB1 el cannabis actúa inhibiendo las nauseas y los vómitos y como también actúa a nivel del hipotálamo el paciente recupera el apetito y como si fuera poco duerme mejor, mejora su humor y sus ganas de vivir. En otras palabras soporta mejor la quimioterapia. No es una panacea, pero si, una importantísima herramienta muy a tener en cuenta. Esta discusión se debe dar a nivel Universidad.

- Conacyt debería sumarse a investigar...

- En la última Expo Rural, antes de esta pandemia, ingresé en el pabellón del Conacyt, allí tenían como tema principal la llegada del hombre a la luna. Todo era un apoteosis a la tecnología extranjera. No había nada, pero nada de nada, mostrando al Paraguay. Habrían gastado mucho dinero en su stand. ¿Qué mostró de nuestro país? Nada. Entonces esta institución debe ser oxigenada. En las condiciones actuales, el Conacyt debe reinventarse.

- Indigna el retraso de nuestro país en el tema.

- Hay una gran autocensura y mucho prejuicio social. A lo largo de 70 años nos hablaron del cannabis como una planta criminal y eso queda. Yo mismo creía eso hasta que papá tuvo esa desgracia y comencé a investigar. Uno es víctima de la propaganda.

- Una frase de Harry Anslinger.

- Este hombre era un alto funcionario en Estados Unidos, en tiempos de la ley seca. Cuando quedó sin trabajo, porque se levantaron las restricciones en torno al consumo de alcohol, Anslinger encuentra una “veta” para una nueva prohibición. Logró imponer su visión sobre el cannabis basado en el desprecio a minorías étnicas. Basta con recoUnardar sus palabras: “Los negros, los latinos, los filipinos y los artistas tienen una música satánica que es el jazz y el swing que nace con el cannabis es la causa de que la mujer blanca tenga relaciones sexuales con los negros, los morenos y los artistas”. Era un racista infeliz sin conocimiento científico alguno.

“Tenemos en las manos la oportunidad de desarrollar en forma legal la producción de cannabis. Se puede utilizar en forma adecuada y generar trabajo con su industrialización. Se pueden hacer miles de productos y subproductos, que el Paraguay puede industrializar”
 



Otras Noticias

Compra Venta
Dolar 6.800 6.880
Real 1.265 1.295
Dolar x Real 5.30 5.40
17-09-2021
Tiempo Local
Seguinos
 

2021 Amambay Ahora. Todos los derechos reservados
hosting by HOSTIPAR.com